El conocimiento de la mente humana, tanto en sus aspectos cotidianos como del prisma que ofrece la psicopatología, ha ido desplegándose hacia los aspectos originarios de la construcción del psiquismo, como herramienta conceptual fundamental para comprender el espectro de las conductas y vivencias humanas.

A partir de los desarrollos de la  teoría del apego se intenta comprender  algunos fenómenos transferenciales que ocurren durante el tratamiento psicoterapéutico psicoanalítico vinculados más a los procesos interactivos implícitos y pre-verbales ocurridos en sesión entre  paciente y psicoterapeuta, que al discurso explícito, verbal, simbólico que ocurre paralelamente y que desde sus inicios ha sido para el psicoanálisis la materia prima fundamental en tanto posibilitan la interpretación y  la construcción de los fenómenos y deseos inconscientes que explicarían las  motivaciones de la vida consciente del individuo. Uno de los supuestos básicos es la mutua influencia en el proceso de interacción entre paciente y terapeuta, en tanto la mente sería “inherentemente diádica, social, interactiva e interpersonal”.

Desarrollado originalmente por John Bowlby, el concepto de apego ha permitido comprender no solo las vicisitudes de los encuentros y desencuentros entre el infante humano y sus cuidadores, sino que se ha extendido a la posibilidad de descifrar, en forma tanto abarcativa como profunda, los vínculos humanos en todas las etapas de la vida. El apego inicial constituye la matriz de todos los vínculos humanos posteriores, incluyendo el vínculo terapéutico.

Por otra parte, la posibilidad de un encuentro fundante, que sea a la vez sostenedor y habilitante, da lugar a la posibilidad de mentalización, es decir, de la capacidad humana de un procesamiento simbólico de los avatares de la vida que rescaten a la persona de la respuesta primitiva somática y de la actuación auto y hetero-destructiva.

Estos conceptos se intrincan con el de regulación afectiva que es la contención de los primeros vínculos que transita el ser humano donde está la posibilidad de contener los propios impulsos primitivos, transformándolos en fuerza creadora y simbolizada.

Dirigido a: psicólogos, psiquiatras y estudiantes avanzados de psicología.

Metodología: Discusión de dos enfoques de la psicoterapia psicoanalítica: Psicoanálisis y Teoría del Apego a través de sus aspectos teóricos, ejemplificado con material clínico.